10 mejores adaptaciones cinematográficas

Cuando se habla de literatura y cine, siempre se dice que una buena novela invariablemente se convierte en una mala película. Como todos los tópicos tiene su cuota de verdad. Y no hay que rascarse mucho la cabeza para recordar pésimas adaptaciones, como La hoguera de las vanidades, Alta fidelidad o Desayuno con diamantes. Uno encuentra rápidamente dos explicaciones para este fenómeno, una es objetiva, si la novela es muy buena, el listón está muy alto y hay muchas probabilidades de que la película no cumpla las expectativas. A esto algunos aducirán que si la materia prima es buena debería ser más fácil hacer una buena película. No les falta razón, las relaciones entre literatura y cine son complejas, darían pie a una larga disertación, como la relación entre música y literatura. En otro momento. La segunda es subjetiva, cuando una novela nos ha gustado mucho, esperamos tanto de la película que es más fácil que traicione nuestras expectativas. Pero como todos los tópicos también tiene su cuota de mentira, de la clase que se encuentra en las generalizaciones. Sin más dilación aquí listo algunas de las mejores adaptaciones cinematográficas de todos los tiempos, sirvan como prueba de que una excelente novela no necesariamente se convierte en una película mediocre.

1 Lo que queda del día de Kazuo Ishiguro

Lo que queda del día se ha convertido en una de mis novelas preferidas. Un millonario americano adquiere la mansión Darlington Hall y su mayordomo, el señor Stevens, interpretado por Anthony Hopkins, viaja en busca de su antigua ama de llaves, la señorita Kenton, interpretada por Emma Thompson. Durante el viaje el señor Stevens rememora los sucesos que propiciaron la caída del anterior propietario, un aristócrata que durante la II Guerra Mundial pretendió realizar un tratado de paz con el gobierno nazi.

Uno de los aspectos más maravillosos de Lo que queda del día es el contraste entre la insignificancia de la historia y la inmensidad de las perspectivas que evoca en la mente del lector. Podría escribir un ensayo al respecto, pero me limitaré a citar las para mí más importantes. Primero, sin ser una novela bélica, Lo que queda del día ofrece una visión riquísima de la II Guerra Mundial. Dos, a través del perfeccionismo del señor Stevens la novela constituye una hermosa reflexión sobre la grandeza. Tres, hermosísimo homenaje al paisaje inglés y sus gentes. Last but not least, la historia de amor entre el señor Stevens y la señorita Kenton. Algunos dirán que es una historia de no amor, y tendrán razón, pero la clave de las mejores novelas de amor es que sea imposible.

La película no es tan rica en contenidos y a mí juicio se centra sobre todo en la relación entre el señor Stevens y la señorita Kenton, no obstante es una delicia que mereció 8 candidaturas a los Oscar en 1994. Curiosamente no ganó ninguna, pero eso no le resta ni un ápice de valor. Quizás no sea un diez en nada, pero es un nueve en todo.

Por cierto, los admiradores de Kazuo Ishiguro estamos de enhorabuena, porque acaba de publicar Klara y el sol.

2 Barry Lyndon de William M. Thackeray

Barry Lyndon es un pícaro irlandés que trata de abrirse camino en la sociedad victoriana, para lo cual sólo cuenta con su encanto personal. Carece de moral y en la Guerra de los siete años lucha con ambos bandos, el inglés y el prusiano. Carece de voluntad y prefiere ganarse la vida con los naipes que trabajando duro y honradamente. Gracias a su falta de escrúpulos, Barry consigue casarse con una rica viuda, hacerse con una fortuna y entrar en la aristocracia. Sin embargo, el encanto es una base muy poco sólida para edificar una posición en la sociedad y el ascenso de Barry a las alturas sólo servirá para garantizar que su caída sea más dura todavía.

Barry Lyndon es una de esas grandes novelas condenadas a vivir a la sombra de una mayor, Vanity Fair la obra maestra de Thackeray. Sin embargo, a pesar de su grandeza, todos los intentos de adaptación de la última han dado como resultado absolutos bodrios, mientras que Stanley Kubrick hizo de la primera una auténtica obra maestra, que a pesar de no contar con el mejor reparto, fue merecedora de 7 nominaciones a los Oscar y cuatro estatuillas.

3 Matar a un ruiseñor de Harper Lee

Yo compré Matar a un ruiseñor hace unos cinco años en una librería de viejo en Madrid. El volumen en cuestión estaba bastante castigado y, aunque no recuerdo la fecha de impresión, debía tener sus años. Pero hay una cosa que no recuerdo perfectamente, en la portada decía más de 30 millones de copias vendidas desde su publicación. Matar a un ruiseñor fue Premio Pulitzer de 1961 y su éxito de ventas no ha menguado con el paso del tiempo, convirtiéndose en uno de los pocos ejemplos de novelas que merecen el calificativo de best-seller y long-seller.

La clave del éxito de Matar a un ruiseñor es que Harper Lee recurrió a uno de los trucos narrativos más eficaces que existen, contar una historia a través de los ojos de unos niños. El niño con el pijama de rayas, que cuenta el nazismo a través de los ojos de un niño, es otro buen ejemplo del éxito de este recurso narrativo. Y por el poder simbólico de la literatura la historia de Matar a un ruiseñor, donde un hombre es acusado por el color de su piel de un delito que no ha cometido, la violación de una mujer blanca, no es menos trágica que la millones de víctimas del nazismo. El contraste entre la ternura de la mirada infantil y la injusticia de la historia narrada es lo que hace Matar a un ruiseñor tan maravillosa. Y en mitad de esta tragedia aparece la figura de Atticus Finch, el padre de los niños, interpretado por Gregory Peck, como encarnación de la justicia y de la integridad moral.

¿Está la película a la altura de la novela? Si tenemos en cuenta que fue candidata a 10 Oscar y ganó 3, parece que sí.

4 A sangre fría de Truman Capote

En toda sociedad, de cuando en cuando, sucede un crimen que la sacude por completo. Crímenes horribles suceden a todas horas, pero en los crímenes a los que yo me refiero aquí concurren ciertas circunstancias que nos recuerdan la bestia que es el corazón humano, encadenado por la moral y adiestrado por la costumbre, pero bestia al fin y al cabo. A sangre fría es la historia de uno de esos crímenes.

El 15 de noviembre de 1959, en un apacible pueblo de Kansas llamado Holcomb, la familia Clutter al completo, un matrimonio y dos hijos, fue asesinada en su casa por Dick Hickcock y Perry Smith a sangre fría, sin propósito aparente. El crimen sacudió a la sociedad americana y pocos días después Truman Capote viajó hasta allí para documentarse, curiosamente acompañado por su amiga Harper Lee.

La adaptación cinematográfica de Richard Brooks es una joya del cine, un relato frío y preciso que combina elementos propios del género documental, policíaco y de terror psicológico. Capturar fielmente la esencia de la novela no cayó en saco roto, mereció 4 nominaciones a los Oscar.

5 Moby Dick de Herman Melville

Llamadme Ismael, así empieza Moby Dick, una de las primeras líneas más famosas de la literatura, a la que siguen 700 páginas que la han convertido en una de las novelas más famosas no sólo de la literatura estadounidense, sino de la universal.

Dicho lo cual voy a ser completamente sincero, para mí Moby Dick es una de las novelas más aburridas que he leído nunca. Básicamente mi problema con Moby Dick es que no la considero una novela, tampoco un ensayo ni un reportaje periodístico ni libro de viajes. En esencia Moby Dick es un tratado sobre la pesca de la ballena blanca, en el que se abordan prolijamente todos los aspectos de este negocio y que nunca capturó mi interés en lo más mínimo. Para dar una explicación de lo insoportablemente aburrido que puede llegar a ser Moby Dick, me limitaré a decir que dedica un capítulo completo a disertar sobre el color blanco.

¿Por qué la incluyo aquí entonces? Primero porque hay que ser respetuoso con los clásicos. Segundo, en el fondo, lo que Moby Dick tiene de novela es grandioso, el hombre contra la naturaleza en todo su esplendor. El problema es que de las 700 páginas que suelen tener las ediciones, 550 son tratado de pesca de la ballena blanca y 150 novela. Tercero y más importante, porque la versión cinematográfica de John Houston se limita a lo que hay de novelesco en la historia para rendir una de las grandes películas de todos los tiempos.

6 Alguien voló sobre el nido del cuco de Ken Kesey

Allá por su juventud Ken Kesey se ganaba la vida trabajando en el turno nocturno de un hospital psiquiátrico –cuckoo’s nest es manicomio en slang-. En 1959 decidió convertir en novela sus experiencias con los enfermos y los procedimientos del centro. Pero Ken Kesey no se limitó a escribir una novela sobre psiquiátricos y enfermos mentales. La novela se enriqueció por otra experiencia juvenil de Kesey, cuando se presentó voluntario para participar en ciertos experimentos desarrollados por la CIA sobre los efectos de las drogas en el comportamiento de las personas. Ken Kesey fue una de las primeras personas en conocer el LSD y la sustancia alteró profundamente su visión de la realidad y la sociedad.

Ken Kesey decidió que el protagonista de Alguien voló sobre el nido del cuco fuera una persona cuerda, Rundle McMurphy, protagonizado por Jack Nicholson, un rebelde que se hace pasar por loco para salir de prisión. De esta forma el pequeño sanatorio mental se convierte en una maravillosa metáfora de la sociedad en la que a medida que la narración avanza el lector empieza a plantearse realmente qué entendemos por estar cuerdos y no.

La revista Time seleccionó Alguien voló sobre el nido del cuco entre sus 100 mejores novelas escritas en inglés. La pregunta es ¿está la versión cinematográfica a la altura? Digamos que es una de las tres únicas películas en haber ganado los cinco Oscar más importantes, y la única en haber hecho lo mismo en los Globos de oro.

7 El Padrino de Mario Puzo

No estoy seguro si Mario Puzo tenía muy claro lo que estaba haciendo cuando a finales de los años 60 escribió El Padrino, a la que siguieron otras dos novelas, convirtiendo la saga de los Corleone en una de la grandes trilogías literaria de todos los tiempos. Porque Mario Puzo no estaba escribiendo una gran novela, estaba creando un nuevo nicho, el de la literatura mafiosa, cuya combinación de violencia, drogas y tipos al margen de la ley ha resultado un imán para el público.

Pero si hay algún lugar donde los mafiosos se encuentran como pez en el agua es en la gran pantalla. El Padrino es una película seminal, sin ella quizás no habrían existido Goodfellas, El honor de los Prizi, Una historia del Bronx, Casino o Los Soprano y tantas otras obras maestras.

Y si hay algún título que sirva para desmentir el tópico de que a partir de una buena novela no se puede hacer una buena película ese es El padrino, por eso mismo no podían faltar en esta lista.

8 El perfume de Patrick Süskind

Como Ken Kesey, Patrick Süskind parece haber venido al mundo a escribir una sola novela, o dicho de otro modo, parece haber agotado todo su talento en una historia, a la sombra de la cual vive el resto de su obra. ¡Pero qué historia!

Es difícil adscribir El perfume a un género concreto. Su título completo es El perfume, historia de un asesino, por lo cual podría clasificarse como literatura criminal, pero con esta etiqueta estaríamos muy lejos de la realidad. En El perfume se narra la historia de Jean-Baptiste Grenouille, un ser que carece de olor, pero tiene la capacidad de detectar todos los olores del mundo, por lo cual podría clasificarse de literatura fantástica, pero esto sería estar igualmente de la realidad. El perfume rompe los géneros y demuestra la maravillosa capacidad de la literatura para expresar lo inexpresable. Pero si hubiese que colgarle una etiqueta, yo le pondría la muy personal y exclusiva de libros que gustan a todo el mundo, porque sinceramente no conozco a nadie que haya resultado indiferente a su magia, entre ellos Kurt Cobain. Así que cuando no sepas qué leer o qué libro regalar, elige El perfume.

El perfume se publicó en 1985, fue uno de los éxitos editoriales del año, y el hecho de que hasta 2006 no se realizara una adaptación cinematográfica no se debió a la falta de interés en el proyecto, sino a su dificultad. Uno de los primeros interesados en adaptar la novela fue Stanley Kubrick, pero desistió al considerar imposible trasladar la historia al celuloide. El problema consistía en representar el mundo tal y como lo veía, mejor dicho olía, Jean-Baptiste Grenouille. Tom Tykwer lo consiguió mediante una fotografía espectacular, en el que las sensaciones olfativas se transmiten a través del uso del color.

9 Scaramouche de Rafael Sabatini

Si la primera línea de Moby Dick es famosa, la de Scaramouche no le va a la zaga, yo diría que es mejor, mucho mejor, hasta el punto de que está entre las mejores de la historia de la literatura, nació con el don de la risa y la sensación de que el mundo estaba loco y ese fue todo su patrimonio.

Si uno lee Scaramouche uno tiene la impresión de que Rafael Sabatini es coetáneo de Alejandro Dumas y otros maestros del género folletinesco. Bueno, a decir verdad, el género folletinesco no produjo muchos maestros, más bien era literatura de consumo. Pero Rafael Sabatini podría contarse entre ellos, a pesar de que se publicó en 1921, cuando el género ya había pasado a mejor vida.

En la Francia revolucionaria del S. XVIII Scaramouche es un encantador bastardo que no se preocupa de la política ni de la moral, sino de de disfrutar de los placeres de la vida, hasta que su amigo del alma Philippe de Vilmorin, un idealista que quiere cambiar el mundo, cae asesinado a manos del marqués de La Tour d’Azyr. Para vengar la muerte de su amigo Scaramouche se convertirá en el espadachín más temible de toda Francia y vivirá aventuras increíbles.

La primera adaptación cinematográfica de Scaramouche tuvo lugar en 1923, dos años después de su publicación. Desde entonces ha habido muchas más, pero la mejor de todas es la de 1952 de George Sidney, quien estuvo nominado por ella al Oscar a mejor director.

10 Los santos inocentes de Miguel Delibes

Hasta ahora, todos los títulos citados pertenecen a la literatura inglesa, excepto El Perfume, cuya adaptación la realizó un director alemán, pero que es también una película de habla inglesa. Esto no ha sido deliberado, pero tampoco puede extrañar a nadie. El mundo anglosajón ha sido el gran polo cultural de los últimos cien años, esto es especialmente cierto en el cine, cuya capital es a todos los efectos Holywood y no es de extrañar que las grandes productoras hayan bebido de los títulos pertenecientes a su propia tradición cultural.

Por lo que respecta a la música -al menos a la música popular- la cultura anglosajona también ha dominado los últimos cien años. La literatura es el único arte que no ha sido monopolizado por la cultura inglesa. Sin ir más lejos, la nuestra, la literatura hispanoamericana, puede presumir de haber producido títulos, si no tan famosos como El gran Gatsby o Ulises, sí tan buenos. Sirvan de prueba títulos como Cien años de soledad o los cuentos de Borges.

Uno de los responsables de la buena salud de la literatura hispanoamericana fue Miguel Delibes, una de las estrellas más brillantes de la constelación de este blog. Los santos inocentes ocupa un lugar en la de mejores libros breves, porque es una novela insuperable, situada en un pueblecito de Extremadura, donde se concentra todo el drama de la España del siglo XX. Y ocupa también un lugar en esta lista porque gracias a la maravillosa adaptación de 1984 de Mario Camus sabemos que aunque en ocasiones falten los medios, no falta el talento ni las ideas para hacer gran cine, tan bueno como el que más.

Bonus track.

Hacer una lista significa seleccionar y, como se suele decir, en esta son todas las que están, pero no están todas las que son. Los títulos citados demuestran con creces que de un buen libro se puede hacer una buena película, a veces incluso mejor. No obstante, no quiero dejar pasar la oportunidad de citar algunos títulos más, con el propósito de ampliar los géneros y hacer la lista un poco más representativa. El primo que se me viene a la cabeza es ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Phillip K. Dick, un clásico de la ciencia ficción, que indaga sobre la naturaleza del ser humano, cuya historia es más conocida por el título de su excelente adaptación cinematográfica, Blade Runner, donde se encuentra una frase que casi se ha convertido en tan famosa como el monólogo de Hamlet o Segismundo, he visto cosas que nunca creeríais, he visto…

El talento de Mr. Ripley de Patricia Highsmith, adaptado con el título de A pleno sol, es una perfecta muestra de novela de misterio impecablemente llevada al cine.

Dentro de la novela policíaca, L.A Confidential de James Ellroy es un clásico absoluto, de lo mejor del género, con una trama compleja, pero fascinante, y con una adaptación a la altura de la novela realizada por Curtis Hanson, candidata a 9 Oscar y ganadora de 2. A must have.

La naranja mecánica de Anthony Burgess, que está en la lista de mejores libros censurados, también podría estar perfectamente aquí, no en vano tanto la novela como la adaptación de Kubrick son obras de culto.

Podría seguir y seguir, La colmena, El doctor Zhivago, Memorias de África, Los puentes de Madison, Ivanhoe, La edad de la inocencia, Rebecca… Pero hay que parar en alguna parte.

Publicado por Miguel A. Álvarez

Miguel A. Álvarez, escritor, traductor y redactor. Su primera novela, Vida de perros, ganó el I premio Corcel Negro de Literatura. Su cuento Verano del 88 ha sido distinguido con la mención de honor en el 66º Premio Internacional a la Palabra 2019. Su cuento Balbodán ha sido finalista del XIX Concurso Cuento sobre Ruedas 2019. Escribe en las revistas Quimera y Descubrir la Historia y colabora con los magazines Letralia, Revista de Historia y Maldita Cultura.

5 comentarios sobre “10 mejores adaptaciones cinematográficas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: