Thomas De Quincey, mejores frases

Después de haber pasado revista a Las confesiones de un comedor de opio inglés, el libro más importante de su obra, es buen momento para echar un ojo a algunas de sus frases más célebres.

  • Un gran estudioso, en el más alto sentido del término, no es quien cuenta simplemente con una memoria infinita, sino también con un poder de combinación infinito y eléctrico, convirtiendo, como un ángel de la resurrección, el polvo de los huesos humanos en una unidad vital.
  • Todos los hombres vienen solos al mundo y lo dejan solos.
  • Permíteme congratularte por la verdaderamente admirable habilidad que has mostrado para no dar en la diana. No haberla acertado en tantos intentos muestra el más espléndido talento para fallar.
  • Todas las áreas de conocimiento tienen su origen en la metafísica, y finalmente, quizás, vuelven a ella.
  • Una promesa vincula en una relación inversamente proporcional al número de personas a la que es hecha.
  • Como inventor del asesinato, Cain debe haber sido un hombre de mucho ingenio.
  • Nos dicen que los libros intentan instruir o enseñar. Todo lo que es literatura busca comunicar fuerza; todo lo que no es literatura busca comunicar conocimiento.
  • ¿Cuál es el más grande de todos los espectáculos terrestres? Es el sol yendo a descansar.
  • Las vacas están entre las más amables de todas las criaturas vivas, ninguna muestra más ternura con su descendencia; y no me avergüenza decir que profeso un profundo amor por estas tranquilas criaturas.
  • El ser humano o bien debe sufrir y luchar por una visión más profunda, o su mirada será superficial y carente relevancia intelectual.
  • Suficiente si cada época produce dos o tres críticos, con algún lector aquí y allá para entenderlos.
  • Incluso la imperfección puede tener su ideal de perfección.
  • Sectarismo violento alimenta localismos violentos.
  • Las flores son tan patéticas en su belleza, frágiles como las nubes, y su colorido tan espléndido como los cielos, las joyas de Dios.
  • El té siempre será la bebida preferida del intelectual, aunque sea ridiculizado por aquellos que son de sensibilidad ruda, o se han vuelto así por beber alcohol o no son susceptibles a la influencia de un estimulante tan refinado.
  • El dolor incluso en un niño odia la luz y se aleja de la mirada humana.
  • ¡Dolor! Tú están entre las pasiones depresivas. Y es verdad que tú bajas a la tierra, pero también elevas al cielo. Tú nos agitas como un flan, pero también nos inmovilizas como el hielo. Tú enfermas el corazón, pero también curas sus males.
  • Opio, aquí está el secreto de la felicidad, sobre la cual los filósofos han disputado tanto tiempos, descubierto de repente; la felicidad ahora se puede comprar por un penique; los éxtasis se pueden embotellar y la paz de espíritu se puede mandar por correo.
  • Creo que no existe el olvido total, una vez grabadas en el cerebro las huellas son imborrables.
  • Si un hombre comete asesinato alguna vez, muy pronto empieza a considerar el hurto una trivialidad, y de robar empieza a beber y a no observar el Sabbath, y de ahí a la incivilidad.
  • En muchas profesiones, una conciencia es una carga más cara que una mujer o un equipaje.
  • Es absurdo decir de cualquier hombre que está afectado por el alcohol, al contrario, la mayoría de los hombres están afectados por la sobriedad.
  • Es significativo que la memoria se muscula a medida que la gravas, y se vuelve fiable a medida que confías en ella.
  • Es una de las desgracias de la vida que uno deba leer miles de libros sólo para descubrir que uno no necesitaba haberlos leído.
  • Esta tierra nuestra no ha mostrado jamás un espectáculo más triste que un domingo de lluvia en Londres.
  • Los reyes debería negarse a morir, y sólo desaparecer.
  • Muchos hombres han alcanzado la grandeza motivados por la poderosa reacción de su mente ante el desprecio de sus defectos personales, quienes con una personalidad más agradable se habrían hundido en el placer de una vida despreocupada bajo las sonrisas tranquilizadoras de la admiración perpetua.
  • Las matemáticas no tienen una base que no sea puramente metafísica.
  • No reirá mucho tiempo nadie que juegue con opio; incluso sus placeres tienen una complexión grave y solemne.
  • Reserva es la verdadera expresión de respeto respecto aquellos que son sus objetos.
  • Se dice correctamente que la miseria más extrema no puede ser recordada; siendo algo recordable, se pierde en su propio caos.
  • La risa de las chicas está, y siempre ha estado, entre los sonidos más maravillosos de la tierra.
  • La mera comprensión, independientemente de su utilidad e indispensabilidad, es la facultad más despreciable de la mente humana y de la que más se debe desconfiar.
  • La paz de la naturaleza y de las inocentes criaturas de Dios parece estar a salvo, mientras no esté allí el hombre y su inquieto e intranquilo espíritu para molestar su santidad.
  • Primero está la literatura del conocimiento, y después la literatura del poder. La función de la primera es enseñar, la de la segunda es mover, la primera es un timón, la segunda un remo o vela. La primera habla al entendimiento meramente discursivo, la segunda a la más elevada razón, pero siempre a través de afectos placenteros o simpáticos.
  • Todo el cuerpo de las artes y las ciencias compone una vasta maquinaria para la irritación y desarrollo del intelecto humano.
  • Se debe olvidar la angustia antes de ir a la cama.
  • Mi forma de escribir es pensar en voz alta, y seguir mi propio humor, más que pensar quién me está escuchando; y si me paro a pensar que sería apropiado decir a esta o aquella persona, muy pronto empezaría a dudar si algo sería apropiado en absoluto.
  • Dispepsia es la ruina de casi todas las cosas, imperios, expediciones y todo lo demás.

Publicado por Miguel A. Álvarez

Miguel A. Álvarez, escritor, traductor y redactor. Su primera novela, Vida de perros, ganó el I premio Corcel Negro de Literatura. Su cuento Verano del 88 ha sido distinguido con la mención de honor en el 66º Premio Internacional a la Palabra 2019. Su cuento Balbodán ha sido finalista del XIX Concurso Cuento sobre Ruedas 2019. Escribe en las revistas Quimera y Descubrir la Historia y colabora con los magazines Letralia, Revista de Historia y Maldita Cultura.

Un comentario en “Thomas De Quincey, mejores frases

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: