10 Mejores libros censurados

Desde tiempos inmemoriales, el poder ha rendido tributo a la literatura. Los grandes escritores disfrutan de plazas, calles y estatuas con sus nombres y, como pilar de la cultura, la literatura es asignatura obligatoria en los colegios. Pero el poder también la odia y teme, como no teme y odia a ninguna otra manifestación artística. Fruto de ese temor nació la censura. Es muy raro que una partitura o una acuarela se censuren, pero son legión los libros prohibidos y quizás esa sea la mayor distinción que pueda cosechar una creación literaria, señal de que ha tocado el nervio moral que hace que las conciencias se despierten, las sociedades cambien y en respuesta el poder saque las uñas. Obviamente no están todos los que son, pero son todos los que están.

  1. La naranja mecánica. Anthony Burgees

Prohibido en los Estados Unidos por obscenidad social. El origen de la novela es una traumática experiencia vívida por Anthony Burgees durante el final de la II Guerra Mundial, cuando cuatro marines estadounidenses entraron en su domicilio y violaron a su esposa, que acabaría perdiendo el hijo del que estaba embarazada. A partir de ese trágico suceso Anthony Burgees indaga en las raíces de la violencia humana. Dice el maestro Vargas Llosa que la violencia es uno de los cuatro grandes ríos que bañan la literatura, pues en La naranja mecánica Anthony Burgees se olvidó completamente de los otros tres. Un libro sádico y violento, que gracias a la película de Kubrick forma parte del imaginario popular.

Alex y sus drugos (amigos en nadsat, el idioma creado por Burgees) en acción

2. Poeta en Nueva York de Federico García Lorca

Prohibido en España por extremismo político. Personalmente tengo a Federico García Lorca por un poeta difícil de leer, al menos para mí no es fácil traspasar la gruesa armazón de metáforas que adornan su poesía y llegar a su verdadero significado. Las imágenes lorquianas son tan audaces y el hilo que las une a la realidad tan tenue que su interpretación se vuelve una cuestión puramente personal. No tengo claro que Lorca fuese un poeta político al estilo de Gabriel Celaya o Blas de Otero, pero en su búsqueda de la belleza verbal, el fascismo español vio una amenaza a su existencia y no se contentó con censurarlo, sino que además lo mató, pero no pudo silenciar su voz.

Leonard Cohen, poniendo música al poema Pequeño vals vienés de FGL

3. Rebelión en la granja de George Orwell

Prohibido en Cuba y la URSS por anticomunista. Si encontrar un sesgo político a los poemas de Federico García Lorca es una cuestión de interpretación personal, no hay ninguna duda sobre el significado de Rebelión en la Granja, una de las mejores libros breves de todos los tiempos. George Orwell fue el escritor político por antonomasia y en sus obras abordó los temas más candentes de su época. Rebelión en la granja es una sátira del comunismo, en la que Stalin y Trotsky son dos cerditos al frente de una granja y sus métodos revelan la hipocresía esencial del régimen. Por supuesto, 1984 también fue censurado en ambos países por los mismos motivos y bien podría estar en esta lista, pero siempre he encontrado las sátira preferibles a las distopías.

4. Al hilo de la noche de Friedo Lampe.

Prohibido en Alemania por inmoral. «El libro nació en una época en la que no se permite respirar», escribió Friedo Lampe a un amigo, poco después que las autoridades culturales nazis lo incluyeran en la infame «lista de libros perniciosos e indeseables», supuestamente por la descripción de una relación adúltera entre una mujer alemana y un hombre de raza negra, y la aparición de un luchador con inclinaciones homosexuales en su largo y variopinto censo de personajes. Muerto el 2 de mayo de 1945, seis días antes del final de la II GM, Friedo Lampe fue una de las muchas víctimas de Hitler. Al hilo de la noche es una joya del realismo mágico alemán que la editorial Funambulista ha descubierto para el mercado español. He tenido el placer de traducirlo junto a Max Lacruz. Una lectura muy interesante.

5. El gran Gatsby de Francis Scott Fitzgerald

Prohibido en los Estados Unidos por obscenidad. Para ser completamente sincero, jamás he visto nada en el El gran Gatsby que pudieran ofender a la moral. De hecho, que fuera censurado me parece la prueba más evidente de lo puritana que era y sigue siendo la sociedad estadounidense. Cierto, en las fiestas del gran Gatsby corre el alcohol durante la ley seca, su fortuna tiene un origen dudoso y mantiene una relación adultera con la mujer de otro hombre, pero todo sucede por amor y en un clima de melancolía, muy alejado de la atmósfera de sordidez y degeneración que hizo que se prohibieran por ejemplo los libros de Henry Miller.

6. Todo se desmorona de Chinua Achebe

Prohibido en Kenia y el Congo por obscenidad. Todo se desmorona es la primera entrega de una de las grandes trilogías de la literatura. A través de los ojos del gran guerrero Okonkwo asistimos a la llegada del hombre blanco a África y a la destrucción de los valores comunales. Chinua Achebe escribió Todo se desmorona en parte como reacción a la imagen del colonialismo presentada en El corazón de las tinieblas de Conrad, que curiosamente también fue censurado por su ataque al colonialismo en países como Polonia, Alemania y la URRS. Aunque menos conocida, Todo se desmorona es muy superior literariamente. Y si Conrad contempla el colonialismo desde la perspectiva del hombre blanco, Chinua Achebe lo contempla desde la del hombre negro e inevitablemente su voz es más auténtica, real y trágica. Con él nació la literatura en África.

7. Lolita de Vladimir Nabokov

Censurado en Francia, Argentina y Nueva Zelanda por obscenidad. Por lo general la censura es un mecanismo de defensa de las sociedades al cuestionamiento de sus valores y a la subversión moral. En Lolita Vladimir Nabokov tocó uno de los grandes tabús humanos: El incesto. Cierto, como Woody Allen con Soon Yi, Humbert Humbert no era el padre natural, sino político de la inocente Lolita, pero eso no evitó que fuera censurada en Francia, Argentina y Nueva Zelanda. Pero lo que verdaderamente escandalizó a la sociedad no fue la relación entre un padrastro y su hija, sino que el padrastro fuera un hombre maduro y la hija una niña, o por utilizar la terminología nabokoviana una nínfula. Yo he leído tres veces Lolita, cada una con una impresión muy diferente, he visto en ella una gran historia de amor, una sátira de la sociedad americana y por supuesto también la historia de un crimen imperdonable, el de la corrupción de la inocencia, que algunos críticos han convertido en símbolo de la corrupción del nuevo continente por el viejo, pero nunca nada obsceno que mereciese la censura, quizás porque está escrita con ironía, ternura y brillantez, o quizás porque soy básicamente una persona amoral. Una cosa está clara, no hay mejor publicidad que el escándalo. Los royalties de Lolita permitieron a Vladimir Nabokov vivir durante el resto de su vida en un hotel suizo.

Nabokov participó en el guión de la versión de 1962, pese a lo cual la película no logró despegar, quizás porque eligieron una adolescente para el papel de Lolita, en lugar de una verdadera nínfula, acaso para evitar que la película corriera el mismo destino que el libro

8. Madame Bovary de Gustave Flaubert

Prohibida en los países católicos por inmoral. No diría que Madame Bovary es mi novela favorita, aunque ahí se anda, pero diría sin vacilar que es la mejor novela jamás escrita. Aún más, es la cima del genio humano, no hay nada que se le acerque, ni The Beetles, ni Van Gogh ni Billy Wilder, nada. Si te gusta la literatura y tus pasos no te han llevado hasta ella, has errado el camino. Si te han llevado hasta ella y no te ha gustado, la miel no está hecha para la boca del asno (aunque admito que las primeras cien páginas son un poco sosas). Pese a que nunca nada ha estado tan cerca de la perfección, las infidelidades de esta heroica señorita de provincias hicieron que la Iglesia lo incluyera en el Index librorum prohibitorum. Ahí ocupa un lugar de honor, junto con otras grandes amenazas para la moral como son las obras completas de Rabelais, los Ensayos de Michel de Montaigne, la Ética de Spinoza, la Crítica de la razón pura de Kant o Rojo y Negro de Stendhal. Después de un breve vistazo al Index, una cosa queda clara, la Iglesia nunca se distinguió por su amor al conocimiento, mucho menos por su buen gusto literario.

9. Así habló Zaratustra de Friedrich Nietzsche

Censurado por ateo en los países cristianos. Aunque antes de él hubo muchos autores que atacaron la idea de dios, Friedrich Nietzsche pasará a la historia como el filósofo que puso el último clavo de su ataúd. Por su ateísmo y sus virulentos ataques a la moral cristiana, la Iglesia ni siquiera se molestó en poner a Nietzsche en el Index, sino que como con Schopenhauer o Marx, prohibió todas sus obras ipso facto. Así habló Zaratustra es la última gran obra de filosofía, poco más hay que decir, salvo que te hagas con un ejemplar y dejes lo que estás leyendo, porque probablemente sea mierda comparado con Así habló Zaratustra, aunque hay que reconocer que siempre es difícil saber cuándo tu mierda es cultura y tu cultura mierda. Por mi parte sólo diré que no creo que ningún libro pueda cambiarte la vida, pero si hay alguno capaz de obrar el milagro ese es sin duda Así habló Zaratustra. Nietzsche nunca necesitó abuela y así lo describió: Con él hice a la humanidad el regalo más grande que jamás recibió… Es lo más profundo que ha surgido del reino de la verdad, es un pozo inagotable en el que ningún cubo baja sin subir lleno de oro y bondad. Completamente de acuerdo. Como reza el subtitulo: Ein Buch für Alle un Keinen.

Eso sólo era un anticipo, allí donde se queman libros, al final se queman también hombres, placa en una plaza de Alemania con las reveladores palabras de Heinrich Heine. Desgraciadamente en Alemania hay muchas placas como estas, recordando la quema de libros de mayo de 1933

10. La Metamorfosis de Franz Kafka

Prohibido en Alemania por revolucionario y en la URRS por reaccionario. Personalmente considero que la censura es la más alta distinción que puede obtener un libro, cuando prohíben un libro es porque ha metido el dedo en la llaga, por eso mismo en esta lista se quedan muchos en el tintero. Me habría gustado acabar con algún libro de Sigmund Freud, que fue un gigante del pensamiento censurado por el nazismo, o de Henry Miller que es un símbolo de la libertad de expresión, pero me decanto por La Metamorfosis de Kafka. La historia de Gregor Samsa, un hombre que una mañana se despierta convertido en una cucaracha es por todos bien conocida, poco hay que añadir, pero encuentro algo muy revelador en el hecho de que fuera censurado en la Alemania nazi y en la URRS comunista, dos regímenes antagónicos, y es el hecho de que el poder sea del color que sea siempre ha sido enemigo del individuo y lo que más odia en él es la rebeldía, la inteligencia, la creatividad y el coraje, precisamente los hilos con los que se trenza la mejor literatura.

Si te ha gustado esta entrada, te sugiero que consultes la de mejores novelas deportivas, no le va a la zaga.

Publicado por Miguel A. Álvarez

Miguel A. Álvarez, escritor, traductor y redactor. Su primera novela, Vida de perros, ganó el I premio Corcel Negro de Literatura. Su cuento Verano del 88 ha sido distinguido con la mención de honor en el 66º Premio Internacional a la Palabra 2019. Su cuento Balbodán ha sido finalista del XIX Concurso Cuento sobre Ruedas 2019. Escribe en las revistas Quimera y Descubrir la Historia y colabora con los magazines Letralia, Revista de Historia y Maldita Cultura.

Un comentario en “10 Mejores libros censurados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: